Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ángel Deza Gavidia’ Category

El Caracazo
Ángel Deza Gavidia

Imágenes de El Caracazo

Imágenes de El Caracazo

El fenómeno social conocido como “el caracazo” merece un esfuerzo importante para su comprensión. Los jóvenes de hoy escasamente pueden imaginarse el potencial de violencia institucional que una élite puede desatar para la defensa de sus propios intereses, pasando por encima de lo que entendemos como el valor fundamental de la humanidad, como lo es la vida humana. Lo cierto es que no se trata de un fenómeno aislado, sino del producto de una serie de acumulaciones históricas que se pueden rastrear al menos desde finales de los setenta. Bajo la bonanza petrolera tanto el sector público como el privado adquirió deuda en el mercado internacional, que para el momento era barata, y que se garantizó con la factura petrolera. Tales recursos en cantidades considerables fue apropiada por las élites sin que se tradujera en bienestar para las mayorías. El primer intento de aplicación de paquete neoliberal le correspondió a Luis Herrera en lo que se conoció como “viernes negro”, luego de manifestar haber recibido un país hipotecado, situación que su administración agravó favorecida por otras alzas de los precios petroleros, suspendiendo en el tiempo la aplicación del paquete. Lusinchi protagoniza lo que denominó la mejor renegociación de deuda externa, alabada incluso por Maza Zabala, para luego confesar que había sido engañado. Pero ya el mal estaba hecho pues el empobrecimiento y la inflación se habían instalado, mientras los ingresos petroleros estaban comprometidos con el pago del servicio de la deuda. Mientras tanto la credibilidad en las elites que gobernaban con la modalidad de pacto se deterioraba rápidamente poniendo en riesgo la gobernabilidad. Tal situación fue advertida por algunos sectores quienes comenzaron a plantear reformas en el sistema político e incluso en la carta magna, para lo cual se habilitan mecanismos como la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE), entre cuyos logros está la aprobación de la elección directa de Gobernadores y Alcaldes. Sin embargo, fue insuficiente ante la gravedad de la crisis, por lo que tales élites apostaron por el fuerte liderazgo de Carlos Andrés Pérez, pretendiendo engañar a la población con las promesas de regreso a la bonanza de su primer gobierno, cuando ya era su plan aplicar las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI). La votación obtenida por Pérez fue muy alta, quizás expresando las ilusiones de la población, las cuales inmediatamente fueron traicionadas. La reacción popular se asemeja a la de una pareja que ha descubierto la vil traición de su consorte: la más extrema de las rabias y la decisión de romper definitivamente con los traidores.

(*) Sociólogo

Read Full Post »

Doctrina del Destino Manifiesto

Ángel Deza Gavidia

El Regimiento del General George A. Custer en la Conquista del Oeste

¿Como leer la radicalización de la política norteamericana para la América Latina en los últimos días?. Como elementos de análisis tenemos por un lado la doctrina del destino manifiesto, según la cual la providencia le ha otorgado a los Estados Unidos el papel de  promover y defender su estilo de vida, que ellos denominan democracia y libertad, a lo largo del mundo, pero con especial énfasis en el continente americano. Esta doctrina se ha convertido en una especie de  ideología mediante la cual la élite dominante en ese país ha justificado la anexión de territorios pertenecientes a otras naciones en América, tales como Texas (1840), California (1845), Colorado,  Arizona, Nuevo México, nevada, Utah, Wyoming, Kansas y Oklahoma (1848). Una variante de tal ideología en el siglo XX se le ha conocido como la Doctrina Monroe que tiene como frase emblemática “América para  los Americanos”, por supuesto se entiende, tal como lo dejan claro en toda su filmografía hollywoodense como aparato ideológico, que los americanos son los estadounidenses. A partir de ella emblemáticos líderes norteamericanos convirtieron a esa potencia militar en el policía del mundo. De allí que unilateralmente se abroguen el derecho de certificar o descertificar los comportamientos de los gobiernos de países soberanos en atención a sus propios intereses, y por supuesto intervenir en la política interna de tales países tanto de manera velada como directamente a través de magnicidios, golpes de estado, e invasiones. Las múltiples intervenciones en América Latina son suficientemente conocidas pero deben ser recordadas permanentemente  para que las nuevas generaciones de jóvenes estén alertas y puedan comprender porqué un 11 de septiembre de 1973, asesinaron al Presidente Allende en un cruento golpe de estado organizado y financiado por el Departamento de Estado (Ministerio del exterior norteamericano) ejecutado por sus lacayos enquistados en el ejército Chileno. En los primeros años del siglo XXI un movimiento anti  imperialista ha tomado fuerza en muchos países de nuestra América con expresiones tan serias como el ALBA, Petro Caribe, la propuesta Brasilera de una instancia de defensa de los países de nuestra América, Unisur, entre otros. Por otra parte el gobierno más gris de los últimos tiempos llega a su fin en el coloso del norte. Un gobierno liderizado por una élite de ultraderechistas convencidos de la doctrina del destino manifiesto quienes no quisieran pasar a la historia como aquellos que perdieron la hegemonía de su patio trasero.

Bombardeo a Bagdad. 20-03-2003

Bombardeo a Bagdad 20-03-08 y Bombardeo al Palacio de La Moneda en Santiago de Chile. 11-09-73

Bombardeo del Palacio de La Moneda en Santiago de Chile. 11-09-73 y Bombardeo a Bagdad 20-03-08

Read Full Post »

LA GESTIÓN DEMOCRATICA Y PARTICIPATIVA

La Muerte de un Burócrata - Cine Cubano

La Muerte de un Burócrata - Cine Cubano

Ángel Deza Gavidia

Quienes ejercen cargos de gerencia pública deben preguntarse ¿hasta que punto las prácticas de gestión que realizo se corresponden con el proyecto de sociedad que nos hemos propuesto los venezolanos?, y de
manera muy especial quienes dicen estar comprometidos con el proceso revolucionario. La visión socialista debe tener como piso las prácticas mas elevadas posibles del mundo del capitalismo, es decir, que si existen practicas gerenciales que incorporan a los trabajadores como sujetos activos en los procesos de toma de decisiones, que los asumen como invaluable talento humano, que se preocupan por su bienestar y el de sus familias, que promueven la integración comunitaria con especial énfasis en lo cultural y deportivo, que toman
seriamente las iniciativas de responsabilidad social y ambiental, la gestión socialista debe superarlas. La democracia participativa y protagónica no es un mero eslogan, es un principio ideológico orientador de las prácticas en el marco del proyecto de país que los venezolanos nos dimos con la constitución del 99. Esto incluso y quizás con mayor fuerza en las iniciativas que propendan a la construcción del nuevo sistema socio productivo. Es así como es deber de los citados decisores diseñar y emprender prácticas de gestión acordes con el humanismo socialista que pregonamos. Y si solo confían en las visiones tecnocráticas al menos asómense al último libro de Antonio Francés, destacado intelectual del IESA, quien junto a un equipo de ese ícono de la tecnocracia publicó un conjunto de artículos orientados a adecuar las prácticas gerenciales a una visión de compromiso social. Es así como explora tópicos tales como el de la “gerencia participativa”, las herramientas para la toma de decisiones en grupo, las redes de cooperación, la gente en las organizaciones
participativas, par concluir en una reflexión acerca de cómo concebir la empresa al servicio del ser humano. No creo que haya excusas para que no emprendamos la revolución en Alcaldías, Gobernaciones,
Ministerios y especialmente en las iniciativas económicas del Estado mediante la puesta en práctica de la gestión participativa y protagónica. Por supuesto encontraremos dificultades propias de la natural resistencia humana al cambio, pero ello no es disculpa válida para el cumplimiento de nuestro deber histórico.

Read Full Post »