Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/03/08

ENTRE ERRORES TE VEAS

Franco Díaz

A la política venezolana de los últimos cuatro lustros podemos caracterizarla como una sumatoria de errores más que como una muestra del buen quehacer político. Comencemos por los eventos de febrero del 89, cuando la cuarta república (su clase política) no fue capaz de interpretar adecuadamente el mensaje implícito en el alzamiento popular de esa fecha y en los subsiguientes alzamientos militares del 92. En ambos acontecimientos a pesar de los resultados, se observo la misma ceguera en la interpretación de los hechos. Los políticos de entonces nunca fueron capaces de entender que el modelo que proponían estaba totalmente agotado. Llegado el proceso electoral del 98, los partidos de entonces habían apostado su oferta política a un viejo caudillo de la burocracia partidista (los social-democrátas) y a una ex-miss (los democráta-cristianos ) pero al ver que el ascenso de la candidatura del entonces aspirante Hugo Chávez era indetenible, lanzaron sin el menor escrúpulo a los citados candidatos por la borda y se arrojaron tras la figura del entonces gobernador de Carabobo Salas Römer, el mismo que se había separado de los democráta-cristianos y era considerado un archi-enemigo de los social-democrátas, el resultado? un impagable costo político en lo que a credibilidad se refiere, frente a lo que habían sido sus bases políticas hasta entonces. Al consolidarse el triunfo de la propuesta bolivariana, los vencidos acostumbrados a ganar durante más de cuarenta años, fueron incapaces de asumir la derrota con hidalguía y muy por el contrario se mantuvieron rumiando frustraciones e iniciaron la orquestación de un proceso de sabotaje y aniquilamiento por la vía violenta del gobierno recién instalado. Los resultados son hoy de todos conocidos: el golpe de Abril de 2002 y el paro petrolero de 2002-2003 ambos fracasados generaron, al contrario de lo que la oposición esperaba, una consolidación del gobierno bolivariano. No satisfechos con esto, las fuerzas políticas opositoras , se lanzaron en un intento de deslegitimar a las fuerzas del gobierno, no participando en las elecciones regionales y legislativas siguientes , una vez más la anti-política les cobró caro , el gobierno asumió el control de prácticamente todas las instancias del estado. A partir de entonces, las contradicciones entre el discurso y el accionar del gobierno, sus dudas en cuanto a la ruta a seguir, su inefectivo trabajo en lo que a consolidación del Poder Popular (su propuesta más revolucionaria) se refiere, sus marchas y retrocesos en cuanto a sus posiciones frente al adversario y lo improvisado de la propuesta de reforma constitucional presentada en la segunda mitad del 2007, han generado sin lugar a dudas una oportunidad de reoxigenación de la oposición que se manifestó en el cuasi-empate del 2D, capitalizado como un triunfo por sectores opuestos al gobierno. El inicio de 2008, se enmarca dentro de cierta incertidumbre; el gobierno no parece leer claro el mensaje del 2D-2007. Se asevera que fue prematura la propuesta, que la población no está preparada, etc, pero no se revisa lo que desde la gestión del estado pudiese ser causal de ese traspiés. El presidente sugiere la propuesta de las tres R como punto de partida para corregir entuertos, y entonces una vez más la impericia de la oposición se pone de manifiesto. Al apoyar en forma apresurada el comportamiento de Exxon-Mobil y su accionar jurídico inadecuado, desproporcionado, ilegal. Le coloca en bandeja de plata al gobierno bolivariano los argumentos para reconcentrar a la población en torno a la bandera del nacionalismo y en contra del enemigo imperialista. El gobierno ha venido usando el discurso anti-imperialista como bandera electoral desde la campaña del referendo de 2004 y sin lugar a dudas le ha generado grandes réditos, por eso no entendemos que la oposición nuevamente se lance por el camino de reforzarlo. Este elemento, pudiese ser el factor que inclinará la balanza electoral de las regionales que vienen a favor del proceso a pesar de la incertidumbre y de las fallas evidentes en la gestión del estado por parte de los bolivarianos. Esperemos que por ahora el gobierno no cometa errores significativos como para que la oposición a su vez los capitalize de aquí hasta allá.

Read Full Post »